Entrada creada por Perikink el 02 de Junio de 2018 a las 00:00

Pedro
Perikink
Madrid
02 de Junio de 2018 a las 00:00
Conviv&iacute;a el guerrero con la tragedia de comprender que hasta el placer es una batalla. &mdash;A m&iacute; lo que me encanta, es que es ella; sin medias tintas, sin m&aacute;scaras y con los defectos y demonios por delante. Es el olor de su cuello mi ancla. Que el amanecer nos pille cabalgando olas. Bocas en colisi&oacute;n a las que no se las lleva el viento. Ese suspiro cr&oacute;nico, empedernido y constante. Miradas de brillos lascivos. T&iacute;midos silencios llenos de contradicci&oacute;n. La hablaba al o&iacute;do pero lo escuchaban sus bragas. Hasta el silencio sab&iacute;a que eso no se repetir&iacute;a...<br />
 &mdash;Mis sentidos abultados, su lengua serpenteante y yo surcando la constelaci&oacute;n de Ori&oacute;n ante su mirada. Ven, ahogar&eacute; mis dedos en ese charco de fuego azul. Me haces salivar por todas partes. D&eacute;jalo todo en mis manos, descargar&eacute; mis nubes en un chasquido. &mdash;Guarda silencio&mdash; me dijo. Mientras colocaba su dedo &iacute;ndice en mis labios; entonces se arrodill&oacute;. No supe m&aacute;s de m&iacute;...Feliz noche de viernes, eviternos noct&iacute;vagos...que la fiesta os acompa&ntilde;e que nada lo empa&ntilde;e o que en la cama tu cuerpo de lo chungo se resta&ntilde;e...si eso!!<br />
 Por: Pedro Ramos ramos
Convivía el guerrero con la tragedia de comprender que hasta el placer es una batalla. —A mí lo que me encanta, es que es ella; sin medias tintas, sin máscaras y con los defectos y demonios por delante. Es el olor de su cuello mi ancla. Que el amanecer nos pille cabalgando olas. Bocas en colisión a las que no se las lleva el viento. Ese suspiro crónico, empedernido y constante. Miradas de brillos lascivos. Tímidos silencios llenos de contradicción. La hablaba al oído pero lo escuchaban sus bragas. Hasta el silencio sabía que eso no se repetiría...
—Mis sentidos abultados, su lengua serpenteante y yo surcando la constelación de Orión ante su mirada. Ven, ahogaré mis dedos en ese charco de fuego azul. Me haces salivar por todas partes. Déjalo todo en mis manos, descargaré mis nubes en un chasquido. —Guarda silencio— me dijo. Mientras colocaba su dedo índice en mis labios; entonces se arrodilló. No supe más de mí...Feliz noche de viernes, eviternos noctívagos...que la fiesta os acompañe que nada lo empañe o que en la cama tu cuerpo de lo chungo se restañe...si eso!!
EventosSingles utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies. De acuerdo