CONFINAMIENTO CON NUESTROS HIJOS: ¿LOCURA U OPORTUNIDAD?

Nos encontramos ante un momento nuevo, que no hemos vivido antes y que no creíamos que nos fuese a pasar.

Los cambios fundamentales que estamos atravesando se pueden concretar en los siguientes:

  • Nuestros hijos no pueden ir al colegio, por lo que están más en casa con nosotros.
  • No podemos salir de casa, salvo por motivos imprescindibles.
  • Nuestros hijos pueden mostrarse más nerviosos e intranquilos ante la nueva situación.
  • La conciliación familiar se hace más compleja, aunque tengamos opción de teletrabajo.
  • Todos sentimos emociones encontradas e incertidumbre.
  • Al ser familias monoparentales, no tenemos opción de dividir la atención a los hijos con otro adulto.

Para ayudaros a llevar de la mejor manera esta circunstancia y poder verlo como una oportunidad, os recomendamos las siguientes pautas:

PARA PADRES Y MADRES:

  • Ajustar el nivel de exigencia. Estamos ante una nueva situación y todos tenemos que acostumbrarnos.
  • Buscar momentos de calma con nosotros mismos. Aunque no podamos ir al gimnasio, podemos ir a dar un paseo por el campo o hacer ejercicio en casa.
  • Practicar técnicas de relajación y mindfullnes.
  • Llegar a acuerdos con nuestros hijos sobre tiempos y actividades. Anticipar a nuestros hijos lo que va a pasar y como vamos a gestionar los tiempos. Por ejemplo, podemos acordar que, durante la mañana, haya una franja de dos horas para que cada uno haga sus tareas y luego estaremos un rato haciendo algo juntos.
  • Ayudar a nuestros hijos a planificarse las tareas que les manden sus profesores, a través de plataformas digitales.

IDEAS PARA HACER EN CASA:

  • Jugar a juegos de mesa: Los juegos de mesa son una oportunidad estupenda de compartir con nuestros hijos e hijas tiempo de calidad. Además de fomentar las habilidades propias del juego en sí, también trabajamos la competitividad o la cooperación, asumir la frustración, aprender a perder y a ganar, los turnos, habilidades sociales….

Hay tantos juegos como intereses de nuestros hijos. Algunos de los más famosos e interesantes son:

 

También os proponemos algunas canales de youtube donde podéis ver cómo se juegan a distintos juegos:

Una saga de películas, por ejemplo, Harry Potter, puede hacer que investigue sobre cómo se rodaron las películas, dónde, cuánto duró el rodaje.. o que busque información sobre los personajes, sobre a qué se dedican ahora, qué les aportaron las películas.

También pueden leer los libros e investigar sobre la autora, sus circunstancias personales, porqué lo escribió…

  • Cocinar juntos.
  • Ver series en otro idioma.
  • Hacer manualidades. En internet hay muchas ideas. Os dejamos algunos vídeos:
  • https://www.youtube.com/watch?v=ubk0381teLg Manualidades con materiales que tenemos en casa
  • https://www.youtube.com/watch?v=VNGxoeJD5IcManualidades con hamma beads o pyslas.
  • Leer un libro juntos.
  • Jugar a juegos “activos” en las videoconsolas: A nuestros hijos e hijas les gusta mucho jugar a las consolas y, de forma controlada, no es inadecuado.

Hay diversos juegos activos con los que podemos disfrutar juntos, como el just dance o el sing star. Seguro que podéis encontrar muchos más. 

  • Relajación:

Igual que necesitan momentos de activación, también los necesitan de relajación. Nuestros hijos saben hacer mindfulness y nos pueden enseñar.

Aquí podéis ver algunos enlaces con actividades de este tipo:

  • https://www.youtube.com/watch?v=ibJFHBTWBDAEste cuento explica distintas técnicas de relajación.
  • https://www.youtube.com/watch?v=XXy7C6PftVATécnicas de respiración para niños.
  • Descubrir sus gustos: Pensando más en adolescentes, podemos aprovechar para observar su comportamiento, fijarnos en las series que les gustan, la música que escuchan y, desde el compartir y no desde el juzgar, acercarnos a sus gustos e intereses.
  • Hacer experimentos. Si tenemos a un científico o científica en casa, es una oportunidad genial para jugar con la ciencia. Desde hacer un volcán con vinagre y bicabornato, hasta crear estalactitas y estalagmitas en casa. Todo es posible. 

HABLAR DE SUS EMOCIONES Y DE LAS NUESTRAS:

Este punto es especialmente importante cuando gestionamos emociones desagradables.

Ayudar a nuestros hijos a poner nombre a sus emociones es fundamental.

También es necesario que nosotros mismo le digamos a nuestros hijos cómo nos sentimos y por qué. Incluso podemos pedirles consejo o preguntarles qué hacen ellos cuando sienten esas emociones.

Al igual que tienen en clase, se puede confeccionar un emociómetro en casa y, dentro de la rutina diaria, decir cómo nos sentimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: