Filofobia o miedo a enamorarse

¿Sabíais que existe el miedo al amor? Y ese miedo tiene un nombre propio: Filofobia.

Quizá habíais pasado por ello pero sin saber que esa ansiedad extraña que os invadía era consecuencia de un extraño “fenómeno” denominado con esa extraña palabreja: filofobia.

Realmente este terror o pánico a enamorarse, puede estar en parte ocasionado por el miedo a sufrir, porque dentro del escenario del amor, la persona enamorada se siente mucho mas vulnerable y ello puede hacerle sentir un rechazo irracional hacia lo que podría ser un nuevo amor.

El principal peligro de esta fobia es que, de alguna forma, puede acabar aislando al sujeto que la sufre, que acaba huyendo de la posibilidad de conocer y hacer nuevas amistades, ante la probabilidad de que entre ellas pueda surgir alguien de quien se pueda enamorar.

Parece que una de las principales causas de esta fobia, puede ser el haber tenido una mala experiencia en el campo del amor: un amor frustrado, un matrimonio o un proceso de divorcio doloroso y complicado, que evidentemente no han sido superadas y que se manifiestan en un pánico irracional hacia todo lo que podría llegar a ser una relación.

Lo que es evidente, es que, como casi todas las fobias, para superarlas hay que afrontarlas. Y darte cuenta que ese miedo no es para tanto, que ninguna experiencia es igual a la anterior.

Hay que dejar atrás las experiencias pasadas y vivir el día a día, disfrutando de cada momento y controlando de este modo la ansiedad que genera este miedo a “volver a querer a alguien.

También es muy importante ser capaz de comunicarse. El poder contar a nuestros seres y familiares mas queridos o amigos nuestro problema, ayuda a aliviar la tensión y a relajar nuestra mente facilitando el ser capaz de sobreponerse a este miedo irracional a sentirse enamorado.

Y de cualquier forma, hay que darse tiempo. Generalmente son bloqueos temporales que acaban desapareciendo por si mismos.

Pero mientras tanto, lo que NO se debe hacer es “alimentar a la bestia”, huyendo de la gente y de la vida, de las nuevas amistades, que seguramente tienen mucho que aportar a tu vida y que , además, no tienen por que terminar siendo una relación amorosa.

Hay que relajarse, superar ese miedo y dejar vía libre al futuro, que seguro que acabará dejando vía libre a un nuevo amor, que hará olvidar todo lo malo sucedido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: